Tarta de mandarina con cobertura de yogur


Os traigo un post dulce para empezar la semana con buen pie.  Se trata de una tarta de mandarina con cobertura de yogur.

Tenía muchas ganas de hacer esta receta desde que la vi en el magazine de Donna Hay y la verdad es que me ha encantado!!!

La cobertura de yogur me ha cautivado, mucho más ligero que el típico de mantequilla y os aseguro que no será la última vez que lo haga…


Para mi gusto, esta tarta debe ir acompañada sí o sí de la cobertura de yogur, ya que contrarresta el regusto un poco amargo del bizcocho con el dulzor no excesivo de ésta.  La combinación de estos dos elementos le confiere un sabor único.




Ingredientes:

Para la tarta

- 360 g de mandarinas (con piel)
- 175 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 330 g de azúcar glas
- 3 huevos
- 2 cdta extracto de vainilla
- 90 g de almendra molida
- 225 g de harina
- 2 cdta de levadura química

Para la cobertura de yogur

- 840 g de yogur griego
- 240 g de queso mascarpone
- 160 g de azúcar glas

Preparación:

Cogemos un colador grande y ponemos un bol debajo.  En el colador colocamos un par de gasas esterilizadas y volcamos el contenido de los yogures sobre ellas.  Dejamos reposar 24 horas en la nevera para pierda todo el líquido.

Colocamos las mandarinas sin pelar en una olla pequeña y las cubrimos con agua.  Las llevamos a ebullición a fuego alto.  Cuando empiece a hervir, bajamos el fuego, colocamos una hoja de papel de horno sobre ellas y un plato para que haga de peso y se sumerjan.  Cocinamos unos 20 minutos o hasta que estén blandas.

Retiramos las mandarinas del agua y dejamos enfriar ligeramente.

Trituramos las mandarinas hasta formar un puré y reservamos.

Precalentamos el horno a 160ºC.

En un bol mezclamos la mantequilla con el azúcar y batimos hasta que la mezcla blanquee, unos ocho minutos.

Añadimos, de uno en uno, los huevos ligeramente batidos.  No añadir el siguiente huevo hasta que el anterior esté completamente integrado.

Agregamos la vainilla, la almendra molida, la harina tamizada, la levadura y el puré de mandarina.  Mezclar todo hasta que esté completamente combinado.

Engrasamos el molde (la receta da para un molde de 26 cm) y volcamos la mezcla en él.

Horneamos unos 50 minutos o hasta que al pincharlo, salga el palillo limpio.

Dejamos enfriar en el molde 10 minutos y después desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Para hacer el frosting, retiramos el yogur de la gasa y lo colocamos en un bol, incorporamos el queso mascarpone y el azúcar glas y batimos hasta que se mezclen bien.

Una vez fría la tarta, colocamos sobre ella la cobertura de yogur con la ayuda de una espátula.



Pues con esta deliciosa tarta os deseo que paséis una feliz semana!!!