Huevos a la cazuela con setas, old amsterdam y trufa


Bueno, después de unas cuantos post dulces creo que ya tocaba algo salado, no?  Es curioso, porque yo me considero más salada que dulce, pero a veces no me puedo resistir a una buena tarta :)

La receta de hoy es de las mías, rápidas, fáciles y sabrosas, algo calórica pero bueno, no se puede tener todo en esta vida no?

Lo cierto es que hoy necesitaba comer algo así, me acaban de dar una mala noticia acerca de una persona muy allegada a mí y no veía mejor manera de paliarla...  Vivimos en un país de pandereta, cada vez me da más vergüenza decir que soy española, mientras los de arriba se van de rositas con las manos llenas, los ciudadanos de a pie, que dan de comer a toda esa panda de vagos sin escrúpulos, son condenados a seis meses de cárcel por aparcar en una plaza de minusválido...  Es cierto, no está bien, pero... ¿es necesaria la cárcel?  Que yo sepa el Sr. Urdangarin y la Sra. Cristina de Borbón, después de estafar millones se siguen paseando tranquilamente...  Lo dicho, una vergüenza de país!

Disculpadme mi desahogo pero coñe, ya está bien de tanta tomadura de pelo.


Foto y cambio de tema ;)  Como os decía, estas cazuelitas están bien sabrosas, el queso y la trufa le aportan un sabor y aroma único.  Los que conocéis el queso Old Amsterdam sabréis que es un queso con mucha personalidad, no lo considero un queso fuerte, pero sí con mucho sabor por lo que, para mi gusto, es ideal la combinación.

Yo os reto a que lo probéis y que me digáis qué os parece ;)


Ingredientes:

- 1 cda de mantequilla
- 200 g de setas
- 4 cdtas de nata fresca
- 4 cdas de queso rallado Old Amsterdam
- 4 huevos
- Virutas de trufa
- Sal y pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 220ºC.

Calentamos la mantequilla en una sartén y salteamos las setas un par de minutos.  Salpimentamos.  Retiramos las setas y las dejamos sobre papel absorbente.

Echamos una cucharadita de nata y una cucharada de queso rallado en cada remequín y mezclamos.

Repartimos las setas en los remequines.

Separamos las yemas de las claras e incorporamos las claras en en cada remequín.

Llenamos por la mitad una fuente con agua hirviendo y ponemos los remequines dentro.  Horneamos hasta que las claras hayan cuajado, unos diez minutos.

Añadimos las yemas de huevo y horneamos unos tres minutos más.

Retiramos del horno y dejamos enfriar un poco.  Salpimentamos y esparcimos por encima las virutas de trufa.

Listo!!!


Imprescindible un buen pan para mojar bien!!! ;)