Bundlettes de limón con semillas de amapola


¿Os acordáis de aquella Masterclass a la que tuve el placer de asistir en la Escribà Academy? Bueno, pues esta es una receta que hicieron y que por supuesto probamos.  No está bueno no, está buenísimo!!!

Aprovechando que mi limonero está generoso y no para de darme limones, me he decidido a prepararla y así ya la tengo fichada en mis recetas favoritas :)

Realmente es muy fácil de hacer, nada de ingredientes complicados, apenas se ensucian cacharros, vamos, que podríamos decir que se trata de la receta ideal ;)


Ingredientes:

Para el bizcocho

- 65 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 185 g de azúcar
- 125 g de leche
- 175 g de harina
- 15 g de semillas de amapola
- 3 claras de huevo
- 2 cdas de levadura en polvo
- la ralladura de un limón y medio
- una pizca de sal

Para el almíbar

- el zumo de un limón
- 50 g de azúcar
- 100 ml de agua

Para el glaseado de limón

- el zumo de un limón
- 250 g de azúcar glas

Preparación:

Precalentamos el horno a 170ºC.

En un bol mezclamos la mantequilla, la ralladura de limón y las semillas de amapola.  Añadimos la leche despacio y mezclamos bien todo.

En otro bol mezclamos la harina, la levadura y la sal.  Incorporamos esta mezcla a la anterior en tres veces.  Batimos hasta que quede ligera y cremosa.

Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos a la mezcla anterior con movimientos envolventes.

Engrasamos el molde y vertemos el contenido en él.

Horneamos unos 20-30 minutos.

Mientras preparamos el almíbar, para ello ponemos en un cazo el agua, el azúcar y el zumo de limón, lo llevamos a ebullición a fuego medio y cuando rompa a hervir subimos el fuego y dejamos que reduzca hasta que tenga consistencia de sirope.

Una vez hechos los bizcochos, los sacamos del horno y les echamos el sirope por encima.  Dejamos enfriar un poco y desmoldamos, dejándolos enfriar por completo sobre una rejilla.

Para hacer el glaseado, mezclamos el azúcar glas previamente tamizado con el zumo de limón.  Si vemos que la consistencia es muy densa podemos añadir un poco de agua y si por el contrario queda muy ligera, añadiremos más azúcar.

Una vez el bizcocho esté frío lo cubrimos con el glaseado de limón.




Ah!  las cantidades son para este molde, pero si utilizáis el molde normal Bundt, tenéis que duplicarlas!!! ;)