Nubes de lavanda


La semana pasada fue ¡de vértigo!, creí que no llegaba a todo...  Por eso, esta semana, no quería empezar con prisas y me dejé programado el post para que saliera hoy...  ¿Sabéis dónde estoy?  en Roma!!!  Pero de eso os hablaré en el próximo post porque recordad que este post está programado ;).

Y entrando en materia... ¿A quién no le gustan las nubes? Creo que no hay ninguna chuche que se le pueda comparar... es como un bocado de cielo, ¿no os parece?.

La receta de estas nubes la he sacado de un librito muy interesante que encontré el otro día en la Fnac.  No recuerdo el precio, pero era baratito y sólo habían recetas de golosinas... No es que me gusten mucho las golosinas, pero encontré que podría ser práctico a la hora de regalar un detalle y más ahora, que dentro de nada, se acerca la Navidad.

He seguido la receta al pie de la letra, lo único que he cambiado ha sido el saborizante, en lugar de fresa he optado por lavanda, me parecía más original y me apetecía probar :).

El resultado: muy satisfactorio, os animo a que probéis con nuevos sabores, estoy segura que os sorprenderán tanto como a mi ;).


Ingredientes:

- 11 hojas de gelatina
- 200 ml de agua
- 1 cucharada de glucosa líquida
- 450 g de azúcar
- 3 claras de huevo
- 1 cucharadita de esencia o extracto de lavanda
- colorante alimentario violeta

Preparación:

Pon la gelatina en un bol y cúbrela con agua.  

En un cazo de base gruesa pon la glucosa, el azúcar y el agua y lleva a ebullición.  Una vez llegado al punto, baja el fuego y hierve unos 15 minutos.

Pasado el tiempo, retira el cazo del fuego e incorpora la gelatina con mucho cuidado y remueve bien hasta que la gelatina se disuelva.

En el robot de cocina monta las claras a punto de nieve.

Incorpora la mezcla anterior a las claras sin dejar de batir.  Añade la esencia o el extracto y continúa batiendo durante unos 5 o 10 minutos, hasta que al levantar las varillas quede adherida a la misma.

Engrasa una bandeja y extiende la pasta sobre ésta.  Alisa la superficie con una espátula.  

Echa unas gotitas de colorante y con la ayuda de un palillo ves repartiendo por toda la mezcla para obtener el efecto veteado.

Dejar reposar unas horas.

Para desmoldar, pasamos un cuchillo por el molde y volcamos la mezcla sobre una superficie ligeramente espolvoreada con azúcar glas.  La cortamos como más nos guste y las pasamos por azúcar glas.



Si no sabéis dónde encontrar la glucosa podéis comprarla aquí.

Espero que tengáis un buen comienzo de semana y no os olvidéis de visitarme en el blog de María Lunarillos!!!

  Arrivederci!!!! :)




17 comentarios:

Gemma Biosca dijo...

Hola guapa!!!! Casi que me caigo de la silla....que pasada de bonito!!!
A mi las chuches no me van...pero estas no te digo que no me gusten, a lo mejor las hago un día y todo!!
Ciao bella!!!
Gemma de Food&Cakes by GB

manu dijo...

Al fin, la intriga queda desvelada!!!
Es precioso. Sabes?, parece aquellos papeles para forrar libros tan bonitos.
Pero las nubes son mi perdición, o sea que me voy a guardar tu receta y eso que no me conviene NADA!!
Besos

Lola FrambuesayCaramelo dijo...

Uy, esta receta me la apunto para probar con otros sabores. Una idea genial como regalo ;)

Un besote y disfruta de Roma!

nee s dijo...

Pero qué original, me gusta mucho el sabor que has elegido y el color con que ha quedado.
Y sí, no hay ninguna chuche que se pueda comparar a las nubes, aunque, si me apuras.... los tubitos de fresa y nata rebozados en pica a pica también están genial :P

Besos!!

Esther Outón dijo...

Que delicioso bocado ii esta delujo, y con esa pinta me tomaria ahora un buen trozo uum,...Besss

Sandra Deu dijo...

Me gustan mucho mucho las chuches! Cómo se llama el librito que te compraste? Iré a mirarlo porque además como tu dices para regalar esta muy bien y muy original!

Un beso!

Irene dijo...

wooooooooo creo que voy a comprar glucosa a kilos!!!tengo un monton de aromas!!!mmm!!ya me imagino todos los sabores y coloress!!!no voy a ganar dinero para gelatinaaa!!malaa!como pones estooo!!

Laurel y Menta dijo...

Qué preciosidad, además en casa con las peques no nos perdemos esta receta.

Qué envidia en Roma!!

un abrazo y a disfrutar

Raquel dijo...

Que maravilla, mira que me quedé pensando que podría ser cuando nos enseñaste la foto.
Yo tampoco soy mucho de golosinas pero vistas así me llevo una.
Ya nos cuentas que te pasó en Roma :)
un besote guapa

Cris dijo...

wow! brutal!
una obra d'art!

petons Olga!

Cósima Piovasco dijo...

Me ha encantado. Mi hija dice que se lo tengo que hacer si o si. Además, me gustan mucho las fotos. Un besote.

Noelia dijo...

Me encantan las nubes y la idea de utilizar lavanda, es muy innovadora, me gusta la idea!
Disfruta de Roma!

Maria Teresa Aleman dijo...

Uhmmmm Nina, pero que delicia!!! y vaya presentación!!!
Tienes un blog estupendo, así que por aquí me quedo!!! Enhorabuena!!!
Bss

Gemma Vilabrú dijo...

Són mis chuches preferidas! y de ese color.... madre, que locura! Gracias, linda!

Patry sabores y momentos dijo...

Jajjaja Mi niña, te has quedado con nosotras, ni en nuestros mejores sueños lo hubiéramos acertado!!!!! Increíble, a mis peques les volverá locos esta receta!
Espero que Roma haya sido un sueño, ya nos contarás! Un besote amore!

Akane dijo...

Qué envidia, ROMA! Pues espero que estés disfrutando mucho, ya nos contarás qué haces por allí cuando vuelvas :D.
Las nubes me han encantado, y el aroma de lavanda les debe ir muy bien :).
Un abrazo

Nina's Kitchen dijo...

Sandra, se llama Golosinas. ;)